Saltear al contenido principal

Carta del fundador

Una razón para vivir Hay muchas razones que justifican nuestro paso por este mundo, muchos y variados motivos para vivir, pero me bastarían  para convertirse  en eje de mi existencia,  las sonrisas devueltas, el sincero y entrañable agradecimiento de tantos cientos de pacientes y de sus familiares, el entusiasmo y generosidad de mis colegas y colaboradores, en esta tarea que hemos llevado a cabo en los últimos , ya casi treinta años, en Nicaragua, Guatemala, Honduras y Costa Rica. En este espacio vamos a dar cuenta de esta labor, explicando el tipo de intervenciones quirúrgicas que hemos realizado, las iniciativas de formación, el número de personas atendidas y de expediciones. Vamos a reproducir testimonios de pacientes y médicos, pero el primero de ellos, el primer testimonio, debe ser el de mi gratitud por haber tenido la oportunidad de vivir esta experiencia. Como tantas otras cosas, esta labor nació, casi por casualidad, con motivo de un viaje a Nicaragua en 1989. Observando la realidad médica y sanitaria de este querido país hermano, fui consciente, en aquel momento, de cuánto esfuerzo había que hacer para ayudar a aquellas personas .  No puedo decir otra cosa que , el contraste con aquella realidad, removió mi conciencia y mi voluntad de tal manera que, desde entonces, mi tiempo disponible y mis recursos de una u otra naturaleza tienen en las Brigadas ( Médico- quirúrgicas) , mi norte y mi guía. Luego mi vocación médica, la constancia, la colaboración esencial de tantos colegas y amigos, la generosidad de muy diversos mecenas , han hecho posible que este proyecto cogiera vida propia.

El contraste con aquella realidad removió mi conciencia y mi voluntad de tal manera que, desde entonces, mi tiempo disponible y mis recursos de una u otra naturaleza tienen en las Brigadas ( Médico- quirúrgicas) , mi norte y mi guía

Desde mi primera visita, mi mente y mi corazón hicieron de Latinoamérica objetivo prioritario de atención y dedicación. El mismo sentimiento desarrollaron también aquellos colegas urólogos que quisieron seguirme, de forma tan desinteresada como la mía, en la consecución de tan noble fin. Hemos practicado allí cientos de intervenciones quirúrgicas, todas ellas centradas en problemas de difícil resolución y que, con seguridad, quedaban fuera del alcance de sus propias posibilidades. Hemos recibido el reconocimiento y el cariño, tanto de los beneficiarios directos de nuestro trabajo, como de sus familiares y conciudadanos, y también de las autoridades. El móvil médico quirúrgico fue convirtiéndose en germen de solidaridad, de convivencia, de intercambio de afectos, de armonía entre pueblos y naciones, hasta el punto de haber transformado nuestras vidas y de habernos proporcionado a todos nosotros una razón para vivir, nueva y distinta. Gracias.

Miguel Litton, Urólogo

blog
noticias

Nueva misión humanitaria en Honduras con la AEU y Astellas Pharma

La vertiente más solidaria de la urología tuvo recientemente la oportunidad de brillar en una misión humanitaria a San Pedro Sula (Honduras). Se trata de la VIII edición de esta iniciativa de la Asociación Española de Urología (AEU), en colaboración con…

Leer más

Acuerdo con la Asociación Española de Urología, para colaborar en países en condiciones desfavorables

La Fundación Miguel Litton ha concretado un acuerdo con la AEA, para colaborar con la misma, con el fin de atender las necesidades en materia de Urología en países con condiciones desfavorables. El Dr. Miguel Litton, Presidente de la Fundación…

Leer más

Entrevista al Dr. Miguel Litton del periódico Eco de los Barros

Miguel Litton es un villafranqués que ha salvado muchas vidas. Su solidaridad le ha llevado a ejercer su labor de urólogo en tierras lejanas  la sanidad deja mucho que desear, y donde su altruismo ha permitido seguir viviendo a muchas…

Leer más
Volver arriba